Ir al contenido principal

Entradas

El día que unos conejos derrotaron a Napoleón

Si se necesita recurrir a una guerra ridícula, la primera opción es la de los emús. Hay otras opciones, como la del cubo o la del cerdo y la patata. Sea cual sea la opción elegida, no se espera una trifulca de este nivel con Napoleón.

Entradas recientes

Ingredientes de pociones de bruja: del ojo de tritón a las patas de rana

Cualquier representación de brujas que se precie debe mostrarlas mencionando los ingredientes de sus pociones mientras rodean un gran caldero negro. Los componentes de la fórmula magica suelen ser elementos dignos de un restaurante con estrella Michelín, como el ojo de tritón o las patas de rana. La primera escena del acto IV de Macbeth es el mejor ejemplo de ello:

Artefactos antiguos que no han podido ser recreados

Popular y erróneamente se acepta que en el pasado la gente era más ignorante, que los genios de entonces no eran más capaces que cualquier ciudadano actual y, especialmente, que la humanidad no era capaz de grandes obras. Por eso, como si fueran niños que necesitasen supervisión paterna, hay quienes explican todas las obras de los antiguos por medio de intervenciones extraterrestres. Sin embargo, aún hay creaciones antiguas irreproducibles con el conocimiento actual.

Si Caín mató a Abel, ¿con quién tuvo hijos?

En el Génesis se dice que Dios prefirió el sacrificio de los mejores animales del rebaño de Abel que la ofrenda de los productos de la tierra de Caín, primogénito de Adán y Eva. Las consecuencias son de sobra conocidas: Caín mata a su hermano Abel y, al ser descubierto, es maldito con una marca con la que su trabajo agrícola sería estéril a la vez que condenaría a quien lo matase. El problema que se plantea es que, siendo Adán y Eva los primeros humanos y Caín el único hijo vivo, la única manera de tener descendencia por vía sexual es mediante el incesto o nuevos hijos de la pareja primigenia.

¿Qué le pasa a una persona ciega cuando toma LSD?

Las drogas psicodélicas pueden producir alucinaciones que causan experiencias similares a la sinestesia, en el que un estímulo sensorial de un tipo produce una experiencia involuntaria en otro sentido. Por ejemplo, oír puede desencadenar una percepción "visual" de sabores o colores. El LSD es conocido por producir una sinestesia audiovisual transitoria, pero en las personas ciegas, uno de esos sentidos está ausente.

Blue Pentagon, un hombre ciego de nacimiento que tocaba música de forma amateur desde niño, tomaba un tipo de LSD llamado Blue Pentagon por su forma y color, fumó grandes cantidades de marihuana tras los 40 años y experimentó con mescalina y psilocibina (hongos mágicos). En su testimonio nos explica que, aunque tomaba droga desde joven, el LSD era con la que se sentía más conectado, experimentando a través del oído, tacto, emociones pero nunca visualmente.

Expresa que era diferente a soñar. A diferencia de en el sueño, sabía claramente que estaba despierto, aunq…

La semilla que engaña al escarabajo pelotero

Los escarabajos peloteros son unos animales fantásticos con un comportamiento fácilmente reconocible. Entre los antiguos egipcios su labor despertaba fascinación. Jepri, una de las manifestaciones del Sol, empujaba al astro rey como el escarabajo su bola de excremento. Para los egipcios, el Sol se desplazaba por la Vía Láctea en su barca solar. En la realidad, es el escarabajo el que usa a la Vía Láctea para orientarse.

La naturaleza parece aprovecharse de todas las situaciones. La Ceratocaryum argenteum, una planta restionácea de Sudáfrica, tiene una semilla de 1 cm de longitud, mayor de lo habitual en su familia. Estas desprenden un olor acre similar a las heces de herbívoro. Mientras que las grandes semillas de algunos fynbos, un tipo de formación vegetal del Cabo, son enterradas por pequeños mamíferos, en la zona donde habita la C. argenteum no conviven estos mamíferos (Acomys subspinosuss y Gerbillurus paeba). En cambio, este olor parece atraer a los escarabajos peloteros (Epiri…

La pólvora como remedio de los disparos de bala

La pólvora no era muy usada en medicina, pero, como si aplicaran el combatir el fuego con fuego, llegó a utilizarse para tratar las heridas de balas. Así lo recomendaba Paul Barbette en un tratado quirúrgico. El texto describía cómo extraer púas, espinas y balas del cuerpo. Uno de los métodos era darle al herido una mezcla de vino de membrillo y vinagre con azafrán y pólvora.

Por su parte, Nicholas Culpeper sugirió, en su Culpeper's Last Legacy, envolver la pólvora en un trapo para colocarla sobre un diente dolorido.

El salitre (nitrato de potasio, KNO3), uno de los componentes de la pólvora, era un componente más frecuente. Elizabeth Grey, condesa de Kent, en The Choise Manual or Rare Secrets in Physick , describió como el salitre hervido en una cazuela de barro de orfebre, mezclado con piedra de alumbre y azúfre, creaba un buen remedio para los ojos. La colección de remedios de Georges Hartman menciona que hervir salitre en un vino de solera generoso era un buen remedio para al…